Las mejores Tablets en 2022 | Guía de compra

¿Es un portátil? no!. ¿Es un móvil? No!. Las Tablets es lo mejor de ambas cosas!.

 Para un uso multimedia intensivo en cualquier lugar que te encuentres y mantenerte siempre conectado sea por ocio o trabajo, es un dispositivo ideal y al alcance de todos los bolsillos.

Tipos de Tablet

Tablets para estudiantes
Tablets para estudiantes
Tablets calidad precio
Tablets calidad precio
Tablets baratas
Tablets baratas
tablet para niños
tablet para niños

Elegir tu Tablet por pulgadas

Las mejores marcas de tablets en el mercado

¿Por qué elegir una tablet?

El mercado esta lleno de opciones cuando quieres comprar un dispositivo portátil. Hoy en día, podemos usar dispositivos como tablets, móviles, portátiles, etc. Cada elección  tendrá algo bueno y algo malo.

Si estas pensando en comprar una tableta, hay muchas razones para decantarnos por ellas, las que destacamos principalmente son:

Características que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una tablet

Una Tablet puede ser usada como simple divertimento para juegos o redes sociales con una mayor amplitud de pantalla y mejor calidad de batería que muchos móviles del mercado, otra opción es utilizarla como una forma de trabajo que sustituya a un ordenador portátil.

En este momento encontramos modelos que se adaptan a cualquier necesidad, tan solo tienes que conocer los aspectos más relevantes en cada caso:

Resolución de pantalla

La resolución de pantalla se entiende como la relación entre el tamaño y la densidad de píxeles por pulgada, este aspecto hace inflar considerablemente el precio de un dispositivo, aunque no siempre merece la pena pagar más por la máxima resolución del mercado; el ojo humano va a perder matices importantes por encima de 300ppp.

Una resolución óptima de pantalla en una Tablet de 8 pulgadas puede ser de 2048 x 1536, lo cual en relación ofrece una densidad de píxeles de 326 ppp. En el momento en el que aumentas el tamaño de la pantalla, tendrás que aumentar también el número de píxeles para conseguir llegar a más de 300ppp sin perder calidad en el camino. Por ejemplo, en una Tablet de 10 pulgadas o más, vas a necesitar una solución de 2560 x 1600 o incluso superior.

Cada vez las pantallas del mercado son mejores y permiten apreciar más matices, aunque no siempre es necesario pagar una cantidad considerable de dinero por algo que igual ni siquiera podrás diferenciar. Esto ocurre con la decisión de elegir entre una pantalla 4K o una 8K; a partir de la calidad 4K, el ojo humano deja de percibir ciertos matices que, a pesar de ser un salto en calidad, hacen que el precio se infle y quizá para tu actividad no necesitas esa precisión.

Tipo de panel de pantalla

La calidad de la pantalla es el mayor condicionante a la hora de comprar una buena Tablet, la experiencia en el usuario con un buen panel será infinitamente mejor. En estos momentos encontramos en el mercado una rivalidad entre los paneles LCD IPS y los AMOLED, las diferencias son las siguientes:

El panel de pantalla OLED mantienen mejor la calidad de los negros haciéndolos brillantes y resaltando su contraste con tonos más claros, se puede decir que tiene una buena calibración en el brillo y el contraste aunque el resultado final depende de cada fabricante. Las pantallas OLED son algo más eficientes que las AMOLED y permiten aprovechar al máximo las dimensiones del dispositivo.

Por otro lado, los paneles de pantalla LCD IPS no tienen una pérdida de resolución al compensar el rendimiento de los píxeles a la gama RGB (paso del blanco y negro al color), los cambios de tono en este caso son menos acusados.

La elección entre AMOLED y LCD IPS es esencial para decantarse por una Tablet de calidad, a fin de cuentas vas a colocar esta pantalla cerca de tus ojos durante unas cuantas horas al día. En el último apartado te explicaremos más de estas dos tecnologías de pantalla en el caso de que te hayas quedado con alguna duda.

Tamaño de pantalla

El tamaño de la pantalla es importante a la hora de calcular el peso total de la Tablet, en estos momentos encontramos alternativas baratas en el mercado de tan solo 8 pulgadas, hasta las más caras de 14 pulgadas. Las pantallas de 10 pulgadas son la norma en este momento puesto que permiten combinar un buen tamaño con cierta ligereza, este tamaño permite sostener la Tablet con las manos fácilmente y disfrutar de contenido o juegos en una pantalla mucho más cómoda que la de un móvil.

Si la Tablet va a ser utilizada como medio de trabajo o de estudio, es recomendable superar las 10 pulgadas para evitar forzar demasiado la vista durante su uso. A su vez, una Tablet más grande va a permitir que su batería también sea más grande, por lo tanto por lo general es más potente y tiene más duración.

Procesador interno

Las tablets no suelen tener una tasa de renovación tan alta como los móviles, se puede decir que en este sentido el sector no está muy fragmentado. Podemos encontrar procesadores de cuatro núcleos básicos como MediaTek, para un uso esporádico o estudiar son los más recomendados.

En el momento en el que quieres utilizar la multitarea o cargar gráficos pesados en juegos y aplicaciones, tienes que dar un salto en calidad y elegir un procesador con más núcleos como los que están desarrollando actualmente las empresas Huawei, Qualcomm y Apple. La marca de procesadores Intel Pentium Gold se está iniciando también en las tablets de gama alta.

Memoria RAM de almacenamiento interno

La memoria RAM es esencial a la hora de obtener un buen rendimiento durante el uso del dispositivo, podemos encontrar modelos básicos de 2 GB de RAM, aunque cada vez están más en desuso. Si vas a hacer un uso continuado de la Tablet, lo más acertado es comprar una con al menos 3G de RAM, incluso superior si lo vas a utilizar para trabajar o jugar a juegos que requieran tasas de refresco altas.

Espacio necesario

El espacio de almacenamiento que puede tener una Tablet depende íntegramente de las necesidades del usuario, en estos momentos encontramos en el mercado desde los modelos más básicos con 32 GB hasta dispositivos de gama alta que llegan a tener 1 T de almacenamiento. Para un uso esporádico es suficiente con 32 GB o 64 a lo sumo, estas tablets están destinadas especialmente a uso doméstico (vincularlo con Alexa, Google Assistant, etc.), o para consumir contenido audiovisual de YouTube, Netflix, HBO, Amazon Prime Vídeo o Spotify.

Las tablets de 124 GB se asemejan a muchos modelos de portátiles con un almacenamiento similar, el rendimiento va a ser más alto y está orientado a personas que harán un uso continuado.

Debes tener en cuenta que a partir de 124 GB, el precio aumenta considerablemente. No siempre es necesario una Tablet con el mayor almacenamiento si no vas a aprovecharlo al máximo, en muchas ocasiones puedes escoger una Tablet que disponga de ranura para tarjeta de memoria externa, ­­?en el momento en el que empieces a saturar la memoria podrás añadir una tarjeta externa hasta el máximo de capacidad que permita tu dispositivo?.

Cámara

Las tablets nunca han presumido de tener una buena cámara, aunque en estos momentos encontramos algunas de marcas como Apple o Samsung que están apostando por esta característica. Por lo general, en las tablets se utiliza especialmente la cámara frontal para videollamadas, si pretendes darle este uso es más rentable que sea una buena cámara frontal frente a la trasera. En estos momentos encontramos cámaras de 2K que graban a 60 fps muy asequibles.

La cámara trasera no es tan importante como en un móvil, al final es complicado manejar una Tablet de diario para utilizarla como cámara, tampoco encontrarás trípodes que se ajusten a tus medidas tan fácilmente. Aún así, se recomienda que la calidad de grabación sea al menos de 1080 a 30 o 60 fps y que su módulo de cámaras ofrezca mínimo 6 megapíxeles. Estas características mínimas ya se integran por defecto en la mayoría de tablets del mercado.

¿Debo elegir pantalla LCD IPS o AMOLED?

Esta es la gran pregunta que se hacen muchas personas antes de decantarse por un modelo de tablets u otro, las diferencias entre un panel LCD IPS o uno AMOLED Son notables, aunque en muchos casos no lo suficiente como para pagar más por una Tablet.

Paneles de pantalla AMOLED

En primer lugar, los paneles OLED, o AMOLED en su adaptación al mundo de las tablets, cuidan especialmente los negros aportando más brillo y contraste, algo que siempre es agradecer en una pantalla grande, pero que no siempre es tan perceptible en pantallas en tablets pequeñas. Los blancos también son más puros que en las pantallas LCD IPS, se puede decir que el cambio de tono entre blancos y negros es menos acusado. Este tipo de panel es enérgicamente más eficiente gracias a su forma de calibrar los colores y el contraste.

Los paneles AMOLED también tienen una serie de desventajas, la compensación de la gama cromática RGB (utilizada en todos los dispositivos electrónicos) tiene pérdidas de nitidez si la pantalla de la Tablet no se ajusta a la resolución que exige esta tecnología. En estas ocasiones, un panel LCD IPS con peores características ofrecerá un mejor resultado visual simplemente por el hecho de que se ajusta mejor a la resolución de la pantalla.

Las pantallas OLED y AMOLED suelen ser más costosas de fabricar y su vida útil es algo menor que las LCD, la adecuación entre pantalla y panel es la clave para obtener la mejor experiencia visual.

Paneles de pantalla LCD IPS

Los paneles de pantalla LCD IPS han sido la norma de fabricación los móviles durante años debido a su alta eficiencia energética en dispositivos pequeños, ahora cada vez se están haciendo más populares entre las tablets debido a sus altas exigencias graficas.

Las siglas LCD hacen referencia al cristal líquido, su funcionamiento es muy sencillo: una serie de cristales líquidos se van iluminando proyectando una luz de fondo que se ve reflejada en la pantalla. Este sistema de visualización requiere muy poca energía para funcionar, se puede decir que es incluso más eficiente que los paneles OLED o AMOLED.

El contraste entre blancos y negros es algo más bajo que en los paneles anteriores, pero en la relación entre su producción y el gasto que conlleva, sin duda gana el panel LCD. Aún así, los ángulos de visión no están tan cuidados como en los AMOLED.

El aspecto diferenciador de este tipo de paneles de pantalla para tablets, los paneles AMOLED ofrecen una buena experiencia visual en el exterior aunque pierden cierta calidad, especialmente en el contraste de colores y en los tonos negros (los colores tienden a aclararse y los contrastes se difuminan). Las pantallas IPS ofrecen un mejor rendimiento en exteriores, su capacidad máxima de nits (brillo) es más alta y la regulación de colores con este brillo está más cuidada.

Los paneles IPS se han convertido en la norma entre las tablets destinadas a jugar, esto se debe a que la respuesta táctil de la pantalla es mucho menor que la que ofrecen los paneles AMOLED con unas características gráficas similares. 

Elegir la mejor tablet según el tipo de uso que se hará

Los usos que se pueden hacer de una Tablet son muy variados, dependiendo de este uso es conveniente poner el foco de atención en unas características u otras, las cuales harán que el precio del dispositivo fluctúe. Podemos distinguir los siguientes grandes usos de una Tablet:

Tablets para uso doméstico

Las tablets para uso doméstico suelen ser muy sencillas y no se caracterizan por su calidad en cámaras, almacenamiento interno o memoria RAM. La finalidad de estos dispositivos es poder conectarlos con otros como el Asistente de Google, Alexa o Siri, de esta forma se consigue un punto de control centralizado desde el que podrás controlar todos los aspectos de tu casa que estén vinculados con cualquiera de los asistentes.

Este tipo de tablets ofrecen unas prestaciones básicas, puesto que su finalidad no está destinada a jugar o utilizar la multitarea, en todo caso se pueden utilizar para visionado de contenido (Netflix, HBO, Spotify, etc.) o redes sociales.

La pantalla de estas tablets sí que es un aspecto que tienes que cuidar, independientemente de decantarte por un panel LCD o AMOLED, debes asegurarte de que la calidad mínima es de 2000 x 1000 píxeles o 2K. En estas ocasiones una pantalla de 8 pulgadas con un panel sencillo es suficiente, si vas a utilizarla en el exterior también debes tener en cuenta las prestaciones de brillo que ofrece (como ya has visto, los paneles IPS ofrecen un mejor rendimiento de nits bajo la exposición de la luz solar).

En las tablets domésticas debes apostar por una buena calidad de sonido (especialmente si las utilizas para consumir contenido), es recomendable que cuente con dos altavoces que combinen perfectamente el canal estéreo. En estos momentos puedes encontrar tablets con audio DolbyAtmos a un precio relativamente asequible.

La batería puede ser otro aspecto que debes cuidar si pretendes hacer maratones de películas o series. Los fabricantes ofrecen una duración estimada de su batería en base al consumo de vídeos, por lo que te puedes hacer una idea casi exacta de lo que puede durar en realidad. Las exigencias no son tan altas como en las tablets para trabajar, estudiar o jugar, pero al menos debería contar con 7 horas de visionado de vídeos antes de una carga.

Tablets para trabajar

Cada vez se está haciendo más popular el uso de tablets como forma de trabajo, en muchas ocasiones incluso están llegando a sustituir a los portátiles. Si vas a utilizar una tablet para trabajar, debes asegurarte de que va a ser ligera y que esto no va a hacer que pierda calidad.

Es común que tengas que utilizar la Tablet durante unas cuantas horas, por lo que la batería debe ser de al menos 12 horas de duración. Debes tener en cuenta que esta duración que marcan los fabricantes se ha producido bajo unas condiciones específicas, si pretendes utilizar la función de multitarea con varias pestañas o consumir contenido de peso, es posible que esta duración de la batería sea menor, llegando a ser de 8 o 10 horas. Si comprases una Tablet con una batería inicial de 8 horas, es muy probable que tuvieses que cargarla durante la jornada laboral.

El almacenamiento interno es un punto a tener en cuenta en este tipo de tablets, especialmente si pretendes instalar programas pesados. La memoria RAM debe ser de al menos 3 GB para poder disfrutar de una buena experiencia de trabajo, si vas a utilizar programas pesados como el paquete de Adobe (Photoshop, Illustrator, Audition, Premiere, etc)., es recomendable al menos 4 GB de RAM.

En este último caso es esencial que cuentes con un buen panel de pantalla que te permita trabajar con la precisión visual que requiere tu actividad, lo mismo sucede si tu trabajo tiene unas altas exigencias en calidad de sonido.

Tablets para estudiar

En las tablets para estudiar sucede similar que en las tablets para trabajar, debes priorizar elementos como el almacenamiento interno y la duración de la batería (en este aspecto debes asegurarte de que va a aguantar todas las horas de clase). Las exigencias de este dispositivo son muy variables dependiendo del uso específico que vas a hacer de él, si solo lo vas a utilizar para tomar apuntes y estudiar de allí, no debes preocuparte en exceso por comprar el mejor panel de pantalla del mercado, cámara o procesador interno.

En el caso de que hagas uso de programas que requieren cierta calidad visual o sonora, tendrás que priorizar en estos aspectos y gastar un poco más de dinero en una tablet con una pantalla de calidad y que ofrezca un buen sonido de entrada y de salida.

Una recomendación, ?independientemente de las exigencias que necesites en tu tablet para estudiar?, es que te decidas por una tablet relativamente grande de al menos 11 pulgadas puesto que vas a pasar muchas horas al día delante de ella y de esta forma no fuerzas la vista en exceso.

Tablets para jugar

Las tablets son perfectas para disfrutar de los juegos que ya existen para móviles, de hecho, podrás descargarlos desde App Store para sistemas iOS o desde Google Play para sistemas Android de forma idéntica.

En este tipo de tablets es esencial contar con un buen procesador para evitar el lag (ralentización) en los juegos, la exigencia gráfica y de la duración de la batería también es mucho mayor que en el resto de dispositivos. En cuanto al almacenamiento interno, lo recomendable es contar con al menos 4 GB de memoria RAM para que los juegos funcionen de forma fluida. Marcas como Apple, Samsung, Lenovo o Huawei ya incluyen procesadores de esas características e incluso superiores.

La mayoría de los juegos integran gráficos que solo se pueden disfrutar en pantallas acordes a esa calidad, es recomendable que la pantalla sea de al menos 2000 x 1000 pixeles (fullHD), aunque es aún mejor optar por modelos de 2K, incluso 4K si estás dispuesto a pagar más por una mejor experiencia visual. El tamaño de la pantalla también es decisivo en estas situaciones, se recomienda que al menos sea de 10 pulgadas para notar una diferencia notable respecto a jugar en un móvil.

La batería es un aspecto importante si haces un largo uso del dispositivo, tienes que tener en cuenta que las marcas ofrecen un dato general de lo que dura su batería dependiendo del uso específico que se ha hecho con ella; un juego tiende a consumir más batería de la que especifican los fabricantes. Una buena batería para una tablet debe durar 10 horas o más, lo que te asegurará al menos 6 horas del juego antes de la próxima carga.

Si pretendes jugar a juegos con tiempos de carga elevados o que requieren respuestas táctiles muy ágiles, sin duda un panel de pantalla LCD IPS o SuperLCD es la mejor opción. Estos paneles permiten combinar una buena calidad gráfica, un tratamiento cuidado del contraste y una buena adaptación de la resolución de colores RGB; una calidad comprable a la que ofrece el panel AMOLED. El tiempo de respuesta de la pantalla es menor, por lo que evitarás ralentizaciones durante el juego.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)